SUELO TECNICO ELEVADO

El suelo técnico elevado está compuesto por baldosas y la estructura que las sustenta, se adapta a cualquier superficie por irregular que esta sea.

Sus múltiples usos se basan en que por debajo de él puede pasar todo lo que conlleva una instalación en general (cables, tuberías de cualquier tipo, aire acondicionado, etc.).

Las estructuras están formadas por elementos móviles, que permiten regulación en altura.

Es una construcción semirrígida formada por una serie de travesaños de acero galvanizado con sección en forma de omega sujetos en cada intersección por soportes.

Cada uno de ellos está compuesto de una columna o varilla roscada y un conjunto de base y cabeza de metal.

Las baldosas presentan un núcleo central de tablero aglomerado, tablero de fibras o anhidrita reforzada con fibras.

En la parte pisable o decorativa podemos incorporar una amplia gama de recubrimientos tales como vinílicos, estratificados de alta presión, granitos, cerámicos, corcho, tarima, ... de manera que puede adaptarse a cualquier entorno o estilo arquitectónico, se adecua a cualquier demanda.

Se instalan con baldosas que tienen una reacción al fuego que va desde el M3 a M0 y una resistencia de carga con reparto uniforme desde 1500 a 2500 Kg./m2.